Bailes, conjuros y hechizos de Santería. Los tambores en la Santería

En un principio, en África, los tambores de Batá eran propiedad de los reyes y sólo se tocaban para ellos. Actualmente en la santería, los tambores sirven para distintas finalidades, además de divertirse, también se usan para entrar en trance, sanar, como ofrenda para los santos, o para iniciar ceremonias espirituales.

Para entender estos ritmos o toques de los tambores hay que pensar que los tambores están hablando entre ellos y con las cantantes, con el además del coro, los Orishas y con Olofi . Ningún tambor puede ser tocado sin los otros dos.

Los tres tambores consagrados de batá son:
Iyá, el tambor grande dedicado a Yemaya.
Itótele, el tambor mediano dedicado a Ochun.tambores-de-santo
Okónkolo, el tambor pequeño dedicado a Chango.

Hay tres ritmos o toques para el tambor con diferentes propósitos:

Aberikolá, Tambor para el Muerto.
Solamente se toca este ritmo como ofrenda directamente al muerto o algún ancestro fallecido.

Wemilere o Güiro, Tambor de Festejo sin rigor.
Este ritmo se ofrece la deidad que lo solicite y se usa para la diversión y depuración de los cajón de eguncreyentes. Se toca también con instrumentos no consagrados.

Batá Añá, Tambor de Fundamento con rigor.
se toca este ritmo como ofrenda directamente a alguna deidad que lo solicite y sirve como ebbó o cumplimiento específico. Estos Tambores tienen que estar consagrados y sólo pueden ser tocados por hombres consagrados para esa función, a estos se le conoce como Omó Añá.

Los tambores de fundamento de bata se consagran mediante unos rituales que sólo pueden hacer los hombres que tengan esten consagrados en Añá para tocar o ser babalawos. A los tambores que no son sagrados se les llaman tambores Abericulá.

Los tambores de fundamento se tocan para la presentación de iyawos que es la confirmación con Olofin que se ha hecho un santo en la tierra.

Cuando se elige a los tamboreros, se consulta a las deidades Añá y Osaín.

En la Santería o religión Yoruba un tamborero «jurado» tiene un grado alto dentro de la jerarquía santera, debido al poder que tiene de comunicarse por medio del ritmo o toque con las deidades, además conseguir la posesión en los creyentes y ayudar a que «baje el santo». Algunos pueden reconocer al orisha que tiene un santero que entra en el toque y así cambiar el ritmo para saludar a la deidad.

Tambores Bembe:
Los tambores de guerra o de bembe, son cilíndricos, rectos y enclavijados y se tocan con estacas de madera.
Los tambores de bembe son tres: el cachimbo, la mula, y la caja.

Existe un excepción que es el bembe de Macagua y que tiene un cuarto elemento, el bajo. El tambor Bembe Macagua se consagró dedicado a Chango como tambores de guerra.
Con los tambores de bembe si es posible la improvisación a partir de un ritmo que marca la caja, en esto se diferencian mucho de los tambores de batá que no permiten improvisación alguna.

Cuando un Orisha se una a la celebración de los tambores, es él quien dice cómo debe de darse el golpe al tambor y cómo bailar. Mediante una seña, el Orisha le indica al tamborilero como tocar el tambor, y de esta forma se comunican con el cielo y con Olofi.

Un buen tamborero es más que un buen músico, además tiene que ser un buen religioso. Por ello en mamaine los tambores los tocan ex-percusionistas y cantantes del Folclórico Nacional de Cuba.

 

Ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

 

Llámanos y te ayudaremos con la máxima seriedad y discreción:

653 91 64 70

(solo llamadas desde España)

O escríbenos a través de este formulario:

[contact-form-7 id=»369″ title=»Formulario de contacto 1″]

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat